“Porque ser pobre y maricón es peor. Hay que ser ácido para soportarlo. Es darle un rodeo a los machitos de la esquina. Es un padre que te odia. Porque al hijo se le dobla la patita”

Pedro Lemebel

.   .   .

En estos tiempos de silencio y silenciados es bueno destacar este tipo de historias. La vida de Pedro Lemebel, el escritor homosexual chileno, es realmente una gran historia que destacar por el impacto que tiene. Te invito a conocer todo sobre sus obras literarias y su vida.

Sobre su vida:

Pedro Lemebel nació en un barrio marginal de Santiago de Chile, a orillas del Zanjon de la Aguada, el 21 de noviembre de 1952.

Hijo del panadero Pedro Mardones Paredes y de Violeta Elena Lemebel. En su adultez, Pedro decidió quitarse su apellido paterno “Mardones”, dejando el de su madre: “El Lemebel es un gesto de alianza con lo femenino, inscribir un apellido materno, reconocer a mi madre huacha desde la ilegalidad homosexual y travesti.” Pedro Lemebel, 1997

En el liceo detestaba las clases de forja de metal y mueblería, y era víctima de las burlas de sus demás compañeros. Al graduarse de Profesor de Artes Plásticas comienza a trabajar en dos liceos de Santiago, de los que fue despedido por su “apariencia homosexual”, por lo que se dedica a los talleres literarios. Su militancia en la izquierda política también se vio obstaculizada por el prejuicio de su homosexualidad, pero aunque fue víctima del desprecio por su inclinación sexual en muchas ocasiones, se mantuvo firme en sus ideologías.

“El fusil se lo dejo a usted que tiene la sangre fría y no es miedo. El miedo se me fue pasando. De atajar cuchillos. En los sótanos sexuales donde anduve y no se sienta agredido. Si le hablo de estas cosas y le miro el bulto.”

Pedro Lemebel

Se vistió de tacones y maquillado con el símbolo comunista de la hoz y el martillo cubriendo la parte izquierda de su cara, por primera vez en 1986 en una reunión política de izquierdas en Estación Mapocho.

“Cómo es la vida, yo arrancando del sida y me agarra el cáncer” Pedro Lemebel. Murió de cáncer de laringe el 23 de enero de 2015.

.   .   .

Sobre su obra literaria:

En sus libros trata la marginalidad chilena con algunas referencias autobiográficas. Con una prosa poética consecuente, autodenigratoria y al mismo tiempo referente a un “otro”,​ irreverente, barroca y kitsch, suele mezclar la realidad con la ficción, a la cual suele denominar “la parte silicona” de su obra. Sus textos suelen ser tragicómicos y combativos, en constante rechazo hacia la derecha política y la burguesía chilena.

En 1983 recibe el primer premio organizado por la Caja de Compensación Javiera Carrera, con su cuento «Porque el tiempo está cerca», el cual fue publicado en una antología de la Caja ese mismo año. Este cuento marca desde un comienzo las crudas temáticas del escritor, íntimamente relacionadas con sus orígenes y las dificultades del mundo gay, especialmente en los entornos chilenos de clase baja. El cuento relata la vida de un joven que, luego de ser abandonado por su madre y rechazado por su padre, comienza a prostituirse para subsistir, alejándose del cómodo barrio de Providencia para ejercer su nueva profesión en los sórdidos antros del centro de Santiago.

“Aquí está mi cara. Hablo por mi diferencia. Defiendo lo que soy.”

Pedro Lemebel

Su manifiesto “Hablo por mi diferencia”, es un texto que mezcla cuento, crónica y poesía, que fue publicado en 2002 en una compilación de Juan Pablo Sutherland titulada A corazón abierto: geografía literaria de la homosexualidad en Chile. Ese mismo año publicó además siete de sus relatos en la antología Incontables, editada por el taller de Pía Barros.

“…La gente guarda las distancias

La gente comprende y dice:

Es marica pero escribe bien

Es marica pero es buen amigo

Súper-buena-onda

Yo no soy buena onda

Yo acepto al mundo

Sin pedirle esa buena onda…”

Descarga aquí el manifiesto completo.

(https://revistas.uchile.cl/index.php/ANUC/article/download/19449/20610/ )

“Las yeguas apocalípticas” fue un dúo artístico que hacía junto al poeta Francisco Casas. Este dúo de corte performático se caracterizó por sabotear lanzamientos de libros y exposiciones de arte, apareciéndose de manera sorpresiva y provocadora, instalándose en el país como un fenómeno de la contracultura.

Encuentra aquí todo sobre este performance.

http://www.yeguasdelapocalipsis.cl/biografia/ todo sobre este performance.

“Aunque después me odie. Por corromper su moral revolucionaria. ¿Tiene miedo que se homosexualice la vida? y no hablo de meterlo y sacarlo y sacarlo y meterlo solamente. Hablo de ternura compañero. Usted no sabe. Cómo cuesta encontrar el amor. En estas condiciones”

Pedro Lemebel

En 1995 publicó  su primer libro, titulado La esquina es mi corazón, una recopilación de crónicas urbanas, en las que el escritor se refiere a entornos marginales de Santiago ligados al tabú de la homosexualidad, la prostitución y la pobreza.

Ese mismo año publicó Loco afán: Crónicas de sidario, que toca los temas del sida y la marginalidad de los travestis.

«Antes del artista está el homosexual, o sea, hay una lectura homosexual que debe ser por la huevada represiva que luego uno la tapa o la oculta. A nosotros no nos gusta la palabra ‘gay‘. Encontramos que es despectiva, no se adapta con lo que es un homosexual pobre en Chile»

Pedro Lemebel

Su tercer libro de crónicas: De perlas y cicatrices, fue publicado en 1998, conformado en su mayoría por crónicas leídas en Cancionero, un programa radial para Radio Tierra, en donde leía crónicas ambientadas con sonidos y acompañadas de música incidental.

En 2001 publicó su primera novela, Tengo miedo torero, una difícil historia de amor contextualizada durante el atentado contra Augusto Pinochet, obra que estuvo más de un año entre los libros más vendidos de Chile y tuvo un gran reconocimiento internacional, siendo traducida al inglés, el francés y el italiano.

En 2003 publico su antología de crónicas Zanjón de la Aguada, que habla del mundo gay en barrios de distintas clases sociales de Santiago y donde aparecen algunos personajes reales, tales como la líder social y presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD) Sola Sierra.

Después publica Adiós mariquita linda, otra antología de crónicas que mantiene la misma tendencia de sus trabajos anteriores.

Su sexto libro de crónicas: Serenata cafiola, fue publicado en 2008. Y en el 2012 publica Hablame de amores, presentando una lectura dramatizada de su trabajo «Cucurrucucú Paloma».

Despues de su muerte, en el 2016, la editorial Planeta publico Mi amiga Gladys, un libro de crónicas sobre Gladys Marín, dirigente y diputada del Partido Comunista de Chile fallecida en 2005. Además de Arder, un libro que recopila imágenes de la exposición homónima y que recoge extensamente su trabajo audiovisual.

También fue anunciada la publicación de una caja recopilatoria de todos sus libros: E documental Lemebel, que tiene desde La esquina es mi corazón, hasta Háblame de amores, entre otros, un documental dirigido por Joanna Reposi, que contiene siete años de registros.

El documental «Lemebel» (2019) fue un proyecto de largo aliento que surgió en 2007 cuando Reposi, quien ya había trabajado en vídeo el texto «Manifiesto», el más conocido de Lemebel, le propuso a este hacer un documental de su trabajo visual, pese a que sabía que a él no le gustaba figurar en los medios de comunicación.

Durante ochos años de manera intermitente debido al temperamento del escritor, Reposi y Lemebel se reunían para revisar material y hablar de las «performance» que éste había hecho a lo largo de su carrera. Todo se cortó tras la muerte de Lemebel.

«Confío, lo cual era muy difícil. Durante esos ocho años hubo peleas, discusiones, por eso duró tanto tiempo, pero sí, confió y fue un acto súper generoso de Pedro. Cuando le da cáncer me dice: ‘Haz la película que quieras’. Sabía que ya no quedaba tiempo»

Joanna Reposi

El documental ganó el premio Teddy a mejor documental de cine LGBT, que entrega el prestigioso Festival de Cine Internacional de Berlín (Berlinale).

Puede decirse que junto a Alberto Fuguet son dos escritores que, pese a estar en las antípodas, resultan complementarios a la hora de mostrar el imaginario político-estético que se encuentra en la literatura del hermano país. Mientras Fuguet muestra aeropuertos, hoteles, carreteras o calles en sus libros, Lemebel callejea, recuerda, se entrega a la deriva; mientras Fuguet elude la figura de la loca homosexual, Lemebel la considera parte esencial de su obra; mientras el primero describe el barrio alto de Santiago, Lemebel se detiene en los barrios populares y las villas; mientras la prosa de Fuguet es atonal, la de Lemebel es musical; en uno lo pop, en el otro lo popular.

Podría aventurarse que todo escritor chileno posterior a ellos es, en cierta medida, un heredero al elegir mostrar uno u otro mundo, al anclar la lengua de tal o cual modo. Entre los libros más destacados de Lemebel se encuentran Loco afán, Tengo miedo torero y La esquina es mi corazón.

El éxtasis de delinquir, fue su segunda novela, una obra se centra en la historia de Patricio Egaña, quien abastecía drogas a Claudio Spiniak. Y que quedo pensada en publicarse por la editorial planeta en el 2017.

Resumen de toda su obre literaria:

Libros de crónicas

1995 – La esquina es mi corazón: crónica urbana

1996 – Loco afán: crónicas de sidario

1998 – De perlas y cicatrices

2003 – Zanjón de la Aguada

2004 – Adiós mariquita linda

2008 – Serenata cafiola

2012 – Háblame de amores

2013 – Poco hombre – Antología Ediciones UDP, editado por Ignacio Echevarría9​

2016 – Mi amiga Gladys (Publicación póstuma)

Libros de crónicas inconclusos

2000 – Nefando: Crónicas de un pecado

Novela

2001 – Tengo miedo, torero

Libros de entrevistas

2018 – No tengo amigos, tengo amores

2018 – Lemebel oral

Novela gráfica

2012 – Ella entró por la ventana del baño, novela gráfica de Sergio Gómez, basada en relatos de Lemebel; ilustración de Ricardo Molina; Ocho Libros Editores, Santiago

En antologías

1986 – Incontables (con siete relatos; compilación Pía Barros)

2001 – A corazón abierto: geografía literaria de la homosexualidad en Chile (con «Hablo por mi diferencia»; compilación Juan Pablo Sutherland)

2012 – Mejor que ficción

2012 – Antología de crónica latinoamericana actual.